Detalle de noticia

Sobre AssyceInformación corporativa

09 de abril, 2013 13:06

Autoconsumo y Balance Neto: A la espera de una Ley sensata que proteja al consumidor

Estos días estamos a la espera de la aprobación por parte del gobierno de una Ley definitiva que regule el autoconsumo eléctrico y se espera con asiedad que dicha ley incluya la regulación por Balance Neto sin el cuál la ley seguirá incompleta y los costes de la autoproducción la harán inútil. ¿Conocéis qué es esto? Os lo explicamos, porque en Assyce apoyamos sin dudarlo la aprobación de dicha ley, aunque no sea nuestro mercado estratégico. Asyce Group solo se dedica a la construcción de grandes Parques fotovoltaicos, privados o institucionales, pero creemos en una administración de la energía más justa, solidaria y sostenible.

autoconsumo, balance neto. Assyce Group

“El incremento del ahorro y la eficiencia que aporta el balance neto se traduce en un incremento proporcional de sus beneficios asociados: generación de actividad económica y empleo, menores importaciones energéticas, menores pagos por emisiones de CO2, menores pérdidas de energía en las redes, etc.
 Adicionalmente, el desarrollo del balance neto abriría una puerta a la competencia en el mercado eléctrico, propiciando que se redujeran los precios para todos los consumidores y permitiendo que surgieran nuevos modelos de negocio asociados a la gestión y la comercialización de los excedentes de energía.” Fuente:
http://www.energias-renovables.com/articulo/unef-reclama-la-aprobacion-de-la-normativa-20130228

Todo esto es cierto, pero expliquémoslo:

 

La teoría es sencilla. Instalo en mi casa la infraestructura necesaria para captar la energía del sol, normalmente a través de módulos fotovoltaicos que acumulen dicha energía y la transformen en energía eléctrica limpia con la que alimentar mi casa. En este momento me convierto en productor de mi propia electricidad y no tendría por qué utilizar la de la Red eléctrica que me ofrecen las diversas compañías nacionales. Sin embargo es muy posible que mis generadores fotovoltaicos a veces se queden cortos y en otras ocasiones superen mi consumo (Excedente eléctrico propio). Si me quedo corto tengo que coger la electricidad de la Red eléctrica y si me paso, lo lógico es que se la ceda a dicha red, pero como esa energía es mía y la compañía la va a utilizar y revender, también es lógico que me la pague o me la descuente de futuras facturas de mi consumo en la Red convencional.

Pues justamente esto es lo que sigue sin estar regulado en España. Y a esto es a lo que se llama Balance Neto.

 

En Noviembre 2011 se hizo un borrador de Real Decreto para intentar regularlo e incluía el compromiso de aprobarlo en un máximo de 4 Meses (Abril 2012). Hoy sigue sin estar aprobado: http://www.blogenergiasostenible.com/resumen-borrador-de-rd-sobre-balance-neto/  

 

El autoconsumo con Balance Neto, no sólo es de justicia sino que además abrirá un buen Mercado estratégico e industrial, pues seguramente serán muchos hogares los que se unirán al autoconsumo si los precios son razonables.

Se calcula que la instalación del equipo necesario para producir tu propia energía puede oscilar entre los 7.500 y los 8.000 dólares y un proceso de amortización de 8 años, siempre y cuando los contadores a instalar y los peajes a pagar por verter o utilizar la Red convencional no tengan precios desorbitados y hagan la amortización imposible.
El gobierno anunció en Enero que se aprobaría en el primer trimestre 2013, pero ya entrados en Abril sigue sin haber noticias y se espera lo peor. Es muy importante que la Ley de Autoconsumo energético sea razonable y defienda al pequeño consumidor si queremos un país más sostenible y una menor dependencia energética del exterior.
Cada pequeño productor ayudará a una factura energética más pequeña del Estado y a una menor emisión de CO2 a la atmósfera, lo cual será un gran alivio para nuestros maltrechos bosques sobre cargados. El problema es que esto no interesa mucho a las grandes compañías energéticas que ven peligrar su facturación y de ahí los retrasos y las tensiones.